(Inicio) (Artículos) (Charlas) (Documentos) (Programas) (Chorradas) (Otros)

El software libre
 Ficha técnica
Autor: Esteban Manchado Velázquez
Fecha: Alrededor de 1998
Tema: Sociedad/Tecnología

Muchas personas que están en contacto directo con la informática (estudiantes, profesionales, ...) han oído hablar del software libre, pero probablemente la mayoría de los usuarios «comunes» no está familiarizada con el término. Y el movimiento del software libre es algo que merece ser seguido de cerca.

El software libre es básicamente una forma de distribuir el software. La diferencia entre el software libre y el propietario, que son paradigmas eminentemente opuestos, es la licencia con la que se distribuye. Aunque hay muchas licencias diferentes consideradas «software libre», en este artículo se hablará de la más extendida, la GPL («General Public License», de GNU; para una discusión detallada sobre categorías de software según sus normas de distribución, visita la fundación del software libre). Mientras que en el software propietario (software siempre comercial) los programas se cobran, y no se deja al usuario final prestar o revender el producto, en el software libre los programas se pueden cobrar, es decir, son potencialmente comerciales, pero el usuario final debe tener acceso a los fuentes de éstos (la forma del programa legible por el programador, que así puede cambiar para corregirlo o adaptarlo a sus necesidades). Y no sólo eso, sino que además tiene la libertad para revenderlo, modificado o no. Esto significa que cualquier usuario puede conseguir gratuitamente los fuentes y construir el programa. En la práctica casi cualquier programa distribuido por la GPL no sólo está en fuentes, sino que además está disponible gratuitamente en formato ejecutable, así que uno no tiene que ser un programador para beneficiarse de las ventajas software libre.

Por lo visto hasta ahora, el mundo del software libre parece caótico. De hecho lo es. Pero eso no es sino el reflejo de la heterogeneidad de los humanos, que afortunadamente todavía se pone de manifiesto de vez en cuando. La diferencia más importante entre el software propietario y el software libre de licencia GNU es no sólo que es libremente redistribuible y revendible, sino que las modificaciones hechas a software GPL son automáticamente GPL (en otras licencias «libres» esto no ocurre). Esto nos lleva a la compartición de avances entre la comunidad científica. Con el modelo tradicional, cada uno avanza por su lado, e intenta mantenerlo en secreto para tener la mayor ventaja posible. Se trata de ganar dinero. Con el software libre, todos se ayudan a todos, para tener mejores herramientas y programas. Se trata de avanzar y dar a la comunidad.

Con este paisaje, uno podría pensar que el software libre no tiene futuro, porque no se puede hacer dinero de él. Nada más lejos de la realidad. Primero, porque aunque es ahora cuando el software libre se está haciendo famoso y está siendo reconocido (sobre todo debido al magnífico sistema operativo Linux), en realidad lleva muchos años ahí fuera. Segundo, porque empresas enteras viven del software libre. ¿Que cómo? Pues vendiéndolo. Por lo general añadiendo algunas mejoras al original (que son legalmente software libre) y algunos programas extra (que por lo general también se distribuyen como software libre, aunque no es necesario. De hecho, algunas empresas venden Linux junto con programas comerciales, como WordPerfect Suite o Applixware). También hay empresas que viven exclusivamente de dar soporte a Linux y otros productos distribuidos bajo la GPL. Y esto demuestra que, aunque algunos hayan perdido la fe, realmente se puede hacer dinero ayudando, sin necesidad de pisar a nadie.

Socialmente, este movimiento es el símbolo de la cultura hacker, basada en la investigación, el aprendizaje, y el compañerismo. Bill Gates despreció a esta comunidad llamándoles «socialistas informáticos», lo que creo que es un acercamiento a la mentalidad de éstos (y teniendo en cuenta que utilizó la palabra «socialista» como un desprecio, creo que también se puede extrapolar algo sobre la mentalidad de Gates). Pero no se lleve a engaño. Un hacker no es más que un programador, una persona metida en este mundillo, alguien a quien le gusta construir, enseñar, aprender, compartir. Nada que ver con el significado que le quieren dar muchos, de terrorista electrónico o revienta sistemas. Una faceta importante de esta cultura hacker está representada por la fundación del software libre (FSF, Free Software Foundation), aunque a muchas personas, incluidas hackers, les parece que son extremistas en algunos casos. Seguramente es la mejor fuente para enterarse bien de estos temas: tienen mucha información legal, aspectos filosóficos y sociales y algunas otras discusiones sobre asuntos relacionados con el software libre.

¿Y cómo se relaciona esto con el resto del mundo? Pues, por ejemplo, una vez leí a un columnista de un periódico hacer un paralelismo entre el mundo del software libre y el Renacimiento. De nuevo y por fin, lo importante eran los conocimientos, que el hombre se diera cuenta de que sabe hacer cosas, de que debe hacer cosas, de que puede aprenderlo todo. De nuevo y por fin, el hombre depende de sí mismo, ahora el poder lo tiene «el pueblo», los que lo usan son los que deciden cómo es. Y hay una posibilidad de que el software libre vuelva a recrear esto, influyendo desde la informática al resto de las disciplinas, creando el mismo ambiente de compartición y de importancia del saber. De hecho una vez se pensó en coger la licencia GPL y extrapolar su significado a libros y conocimiento en general. ¿No sería maravilloso? Los libros y la forma de acceder a la cultura sería gratuita. Y no sólo eso, sino que cualquiera que creyera poder mejorar el libro, podría hacerlo, y la modificación se distribuiría gratuita y libremente. Siendo optimistas, podríamos ver al movimiento del software libre como un posible revulsivo que cambiara la mentalidad mercantilista y egoísta de buena parte de esta sociedad.


(Inicio) (Artículos) (Charlas) (Documentos) (Programas) (Chorradas) (Otros)